Marketing del Comportamiento: Dime lo que hace… y te diré lo que compra

La evolución del marketing no se detiene. Desde los primeros tallados en piedra que ofrecían jamón ahumado, hasta lo que hoy conocemos como “marketing digital”, mucha agua ha corrido. Hoy, un paso más allá, hemos comenzado a hablar de “marketing del comportamiento”, una forma de ofrecer los productos, bienes y servicios que está determinada por las acciones previas del comprador.

El marketing del comportamiento, para ponerlo en palabras sencillas, es la práctica de servir anuncios o contenidos, basados en acciones y comportamientos pasados del usuario. Es decir… dime lo que haces y te diré lo que compras. Veámoslo con un ejemplo:

Pedro es un apasionado de la pesca deportiva. Cada fin de semana sube textos e imágenes a sus redes sociales en las que habla del tema. Entra a tiendas en línea y consulta precios de productos, a veces inclusive los compra. Hace búsquedas en Google relacionadas con las novedades del tema. Y está en varios grupos de Facebook en los que conversa recurrentemente de sus experiencias.

Bien… con esa descripción de la actividad en Internet de nuestro amigo Pedro… ¿qué tipo de anuncios crees que le saldrán de manera “espontánea”? De pesca deportiva, por supuesto. Pero ya sabemos, y hoy lo ampliaremos mejor, que esos anuncios en realidad no son “espontáneos”.

¿Para qué sirve el Marketing del Comportamiento?

Simple. El marketing del comportamiento sirve para vender más, de forma más eficiente. Es decir, si los anuncios son más relevantes al usuario (como la pesca deportiva para Pedro), hay mayores oportunidades de que las personas reaccionen de forma positiva (comprando).

Al usar este tipo de estrategias, los especialistas del marketing pueden personalizar los mensajes a clientes individuales. Es decir, si a una persona le gustan los gatos, le presentamos anuncios de productos que tengan que ver con gatos. Con esto se puede ahorrar dinero y evitamos molestar a las audiencias con mensajes que no quieren consumir.

Finalmente, y uno de los aspectos más importantes, el marketing del comportamiento tiene el potencial de entregar diferentes experiencias web a los usuarios. Estos sienten que las plataformas los conocen y se muestran más a gusto.

¿Cómo se logra aplicar una estrategia de este tipo?

Lo mejor para aplicar este tipo de estrategias es buscar a expertos en el tema como TecnoSoluciones.com. En nuestra cartera de servicios tenemos uno especializado en el tema del marketing del comportamiento y lo hemos llamado: TecnoMatic.

Sin embargo, es importante saber cómo se logra implementar este tipo de estrategias. Aunque parece muy simple, el marketing del comportamiento es posible gracias a una serie de cuestiones técnicas que están basadas en los perfiles de usuarios.

Esos perfiles se construyen a partir de una gran variedad de datos que incluyen: preferencias en las redes sociales, analítica web, historial del navegador, historial de búsqueda, cookies, direcciones IP, sitios visitados y datos de apps.

Los datos que se generan de nuestra actividad en Internet son recopilados, analizados y traducidos en información que nos ayuda a tomar mejores decisiones, y a ejecutar mejores acciones de marketing.

En un nivel más avanzado, esta herramienta de marketing del comportamiento se apoya en sistemas de Customer Relationship Management (CRM), campañas de e-mail marketing y de automatización de marketing. Todo lo que nos permita crear segmentos de compradores ideales.

En resumen, el marketing del comportamiento nos permite crear contenidos que son más relevantes; anuncios que son supremamente más eficientes y lo más importante para nuestros clientes, lograr un mejor retorno de la inversión ROI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por seguridad, se requiere el uso del servicio reCAPTCHA de Google, que está sujeto a las Política de privacidad y Términos de Google de uso .

Estoy de acuerdo con estos términos .