Cómo Crear una Web Corporativa de Alto Rendimiento

Muchas veces cuando las empresas deciden tener una presencia corporativa en internet siguen caminos que no son precisamente los más adecuados, con lo cual su resultado no es lo suficientemente exitoso para los objetivos estratégicos de la compañía.

Cuando hablamos de una web corporativa de alto rendimiento estamos hablando de un portal en internet que se integre al tejido de la empresa, que pertenezca y se sienta como útil para todos los miembros de la organización, aguas afuera y aguas adentro de la misma.

Este portal web tiene que contribuir a lograr los objetivos estratégicos de la empresa ya que si no lo hace será simplemente algo que está en línea pero que no agrega valor a la organización.

Para definir una web corporativa lo primero que hay que hacer es plantearse correctamente los objetivos, es decir, ¿para qué quiere la corporación o la empresa tener presencia en internet?. El segundo elemento es que se prevean formas para medir la consecución de sus objetivos. No es suficiente plantearse los objetivos y publicar la web corporativa en internet, si no se va a medir luego que esos objetivos se puedan cumplir. Y por último, esos objetivos tienen que estar alineados con la estrategia de la empresa y así hacer sinergia para lograr el crecimiento estable que quieren todas las organizaciones.

La primera pregunta antes de armar todo este tema es ¿Quiénes deben participar en el desarrollo de un proyecto de una web corporativa?

Uno de los errores que se cometen en muchas empresas es delegar esto sólo a un departamento.

Si se delega al departamento de sistemas, entonces el jefe de sistemas va a estar pendiente de aspectos como las compatibilidades tecnológicas, los equipos, el software, es decir,  todo lo que tenga que ver con el mundo de sistemas, pero no necesariamente va a estar pendiente de aspectos que tienen que ver con otros departamentos.

En otro caso, ¿Qué sucede si lo hace solamente el departamento de compras?. Lo que sucederá es que va a orientar la web corporativa hacia los proveedores, porque el departamento de compras está en constante comunicación con los proveedores a los cuales les compran los insumos que necesita la empresa.

Si lo hace por ejemplo solamente el departamento de ventas, el agente de ventas se enfocará claramente en los clientes actuales. Entonces no va a estar pendiente de elementos técnicos como lo puede estar el departamento de sistemas, ni en tomar en cuenta los proveedores que son lo importante para el departamento de compras.

Si participa solamente el gerente general junto con el equipo de finanzas, y por ejemplo es una empresa que cotiza en la bolsa de valores, entonces van a querer publicar los contenidos que le interesan a los accionistas, olvidando los demás aspectos.

Y así sucesivamente, sí es un solo departamento el encargado, va a crear un portal web con la visión departamental y con las limitaciones propias de lo que maneja este departamento.

Entonces lo que hay que tomar en cuenta para desarrollar una web corporativa es que se debe crear un equipo multidisciplinario. Un equipo interdepartamental donde haya una persona de sistemas, una persona de compras, una persona de mercadeo, una persona de ventas, y además participe la dirección general de la compañía, para que establezca claramente cuál es el objetivo primario para tener ese web corporativa.

Una vez que se define este equipo de trabajo, lo siguiente más importante es definir el líder.

El líder de un equipo de proyecto para una web corporativa debe tener una visión global de lo que es la estrategia de la empresa, pero sobre todo, tiene que ser una persona que logre los objetivos de comunicación, mercadeo y ventas, entre otros, por lo cual, probablemente si es del departamento de mercadeo pueda tener una visión más integral para este tipo de funciones.

Una vez definido el equipo de trabajo, se debe definir entonces el público objetivo a los que se dirigirá la web corporativa, y luego definir los objetivos a cumplir para dicho público objetivo.

El público objetivo son los usuarios que van a acceder a esta web corporativa y que deben conseguir elementos que satisfagan sus necesidades y sus expectativas.

Por ejemplo, para el departamento de compras su público objetivo son los proveedores. Para el departamento de ventas son los clientes actuales, que son los que colocan las órdenes de compra. Para el departamento de mercadeo pueden ser los clientes potenciales o futuros. Para el departamento de finanzas y la dirección general pueden ser los socios o accionistas.

Entonces, el público objetivo depende mucho del cristal con que se mire desde el departamento que esté relacionado con el mismo.

Cómo podemos ver, se obtiene una lista interesante que nos dice que el público objetivo de una web corporativa va más allá de lo que uno piensa, que no son solamente los clientes actuales y potenciales.

Por ejemplo, si fuese una franquicia, no es lo mismo vender el producto que hace la franquicia a los usuarios finales que vender las propias franquicias, porque el público es totalmente diferente y el mensaje a transmitir también lo es.

Podemos entonces considerar como público objetivo a los clientes actuales, clientes potenciales, socios accionistas, representantes, líderes de opinión, importadores, exportadores, franquiciados, entre otros. O sea que la lista puede ser bastante amplia, inclusive abarcando la sociedad general porque la web corporativa debe tener un área que informe sobre cómo contribuye la empresa con la comunidad donde se encuentra su instalación (las acciones de responsabilidad social que hace la empresa).

Cuando el equipo de trabajo y el público objetivo se ha definido en forma multidepartamental y multidisciplinaria, lo siguiente que hay que hacer es definir los objetivos a lograr para cada uno de esos públicos objetivo.

La pregunta es si debemos satisfacer las necesidades y deseos de todos los tipos de público objetivo. La respuesta es “no necesariamente”. Cuando uno hace las cosas demasiado amplias y tiene expectativas demasiado grandes probablemente haga algo así como un elefante blanco que nunca arranca. Como todo en la vida, lo primero que hay que hacer es definir prioridades. De esa lista de público objetivo definido por el equipo de trabajo hay que decidir cuáles son los más prioritarios.

A lo mejor, de esa lista sale que los clientes, clientes potenciales, proveedores y accionistas son el público objetivo prioritario en la primera fase. Y en la fase 2, por ejemplo, podrían entrar las comunidades y otros públicos.

Luego de definir las prioridades, entonces definimos los objetivos a lograr para ese público en específico.

Supongamos que se van a definir los objetivos para el público clientes relacionado con el área de ventas. Los objetivos para ese público que queremos satisfacer deben basarse en lo que queremos transmitirles, de tal manera que cuando se desarrolla el portal corporativo se cumplan sus expectativas y las nuestras. Entonces los objetivos pueden ser:

  • Lograr fidelización (que no le compren a todo el mundo sino que cada vez nos compren más a nosotros y no a otro proveedores)
  • Convertir nuevos clientes en clientes fieles o repetitivos
  • Definir canales alternativos de ventas. Etc.

Ahora bien, en el caso del departamento de mercadeo, la función principal es el posicionamiento de marca y la penetración de mercados, por lo que algunos objetivos podrían ser:

  • Aumentar la frecuencia de compras (es decir que se coloquen pedidos más seguidos)
  • Incentivar la compra cruzada (por ejemplo, si siempre nos compran el producto “a”, que ahora nos compren también los producto “b”, “c” o “d”.
  • Aumenta el ámbito geográfico
  • Empujar más la presencia visual de la marca

Otro ejemplo, para el público de “distribuidores” o “canales comerciales”,  un objetivo podría ser crear un repositorio de información para que los distribuidores puedan descargar, por ejemplo. las listas de precios, entre otros aspectos.

Luego que ya hemos definido los objetivos para cada tipo de público, entonces tenemos que establecer las prioridades de su ejecución con base en la estrategia general de la compañía, es decir, hay que comparar los objetivos resultantes para cada uno de los públicos objetivos con los objetivos estratégicos de la organización y sus lineamientos del año fiscal.

Por ejemplo, si queremos lograr nuevos clientes, crecer en ventas y mejorar los canales de distribución, entonces la mayor prioridad la tendrán los objetivos que se relacionan más con el área de ventas.

Una vez que hemos pasado por la etapa definir el equipo de trabajo multidisciplinario y multidepartamental, que hemos definido los objetivos de lo que va a representar el portal corporativo y los objetivos para el público objetivo, alineados con los objetivos de la corporación, lo siguiente que hay que hacer es definir qué recursos se necesitan para proceder a realizar el proyecto de una web corporativa.

Dentro de los recursos están los recursos humanos, el tiempo, los recursos financieros,  los equipos, entre otros.

Hay que hacer un proyecto completo para poder definir qué se va a necesitar y en cuánto tiempo se va a lograr, definiendo las etapas correspondientes (qué vamos a hacer en la etapa uno, qué vamos a hacer a la etapa 2, etc).

Finalmente, es muy importante que se entienda que una web corporativa es como cualquier otro negocio. Todos los días hay que “levantar la santa maría”, atender las llamadas, producir los contenidos que requieren nuestros clientes, dinamizar el tráfico atrayendo gente hacia el portal corporativo por posicionamiento natural en buscadores, generar campañas por boletines de email marketing, prever los recursos necesarios para el mantenimiento técnico y el alojamiento de los servidores, entre otros aspectos.
empieza ahora mismo con tu web corporativa ¡Contáctanos dando clic aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por seguridad, se requiere el uso del servicio reCAPTCHA de Google, que está sujeto a las Política de privacidad y Términos de Google de uso .

Estoy de acuerdo con estos términos .